Loading...
Reflexión

El momento ha llegado

Los términos Industria 4.0 o cuarta revolución industrial parecerían estar de moda en el hoy, sin embargo, se gestó en los 90 cobrando fuerza en año 2011. Realidad utópica en sus inicios,que generó debates, análisis y una planificación teórica, debido a que algunos recursos recién comenzaban a tener forma.

Desde entonces se observó un camino de evangelización por llamarlo de alguna manera, comparable en ciertos aspectos a transmitir el concepto «página web» en aquellos tiempos de conexiones «Dial Up».

 

  • Los organismos internacionales de normalización ISO e IEC, y su amplia experiencia en el desarrollo de estándares, definieron una buena base para las normas de interoperabilidad que la Industria 4.0 necesitaba en su primera fase, apoyando a una implementación mas regulada de aspectos claves como la cyberseguridad, conectividad y redes de comunicación industriales, Robots y dispositivos robóticos, fabricacion aditiva o impresion 3D, Redes de Sensores, IoT, Cloud Computing y Big Data entre otros.

 

  • Se asignan los primeros abanderados de la transición que se avecinaba: Responsables y gerentes de empresas, profesionales vinculados con sectores Industrial y de las TI (Tecnología de la información), ingenieros industriales, ingenieros informáticos, ingenieros técnicos informáticos, ingenieros de telecomunicaciones, etc.

 

  • Comienzan algunos gobiernos a dar una mirada a las proyecciones de corto y mediano plazo y deciden realizar inversión pública para estimular esta transición.

 

  • Emiratos Árabes Unidos es el primer país en evidenciar su responsabilidad sobre el manejo de las nuevas tecnologías en Octubre de 2017 al nombrar a Omar Sultan Al Olama @OmarSAlolama como Ministro de Estado de Inteligencia Artificial, abarcando sectores como tecnología, educación, medio ambiente, energías renovables, agua, transporte, salud, espacio y tráfico.

 

Todo esto forma parte del camino que se vino haciendo los años anteriores, no obstante ello y adentrándonos en la actualidad, sabíamos de antemano que el 2020 nos traería una crisis global, pero jamás nos imaginamos que vendría acompañada con una pandemia y confinamiento domiciliario como Bonus Track.
Hoy parece inapropiado hablar sobre 4.0 , sin embargo hay que reconocer que este cese de actividades nos dejó expuestos en: la falta de estrategia y acción, sumado a que aproximadamente un 73% (según pwc) de las empresas/industrias aun se encontraban en un proceso de transformación digital de su modelo de negocio, procesos y la propia manufactura. Y ni hablar de la devaluación en el tipo de cambio real global.

Es aquí, en este presente donde cobra fuerza la palabra «supervivencia» a nivel empresarial/industrial. En este contexto, frases actuales como «el mundo no sera el mismo» «la nueva normalidad» «un nuevo mundo emerge» están más emparentados con los procesos automatizados en las cadenas de producción que con la pandemia en si. Es difícil reconocer que los mas golpeados fueron la globalización y el comercio, sobre todo observando que podríamos pasar de un modelo de producción en el exterior (Off shore) a uno más cercano (Near shore), debido a la necesidad de las empresas/industrias de enfocarse en la reducción de costos en términos de salario y cargas sociales, esto los lleva a mirar hacia aquellos países cuya operatividad son mas bajos en costes. Según el Global CEO Survey 2020 – Capítulo México, Siete de cada 10 empresas implementará eficiencias operativas para continuar creciendo en 2020.

Otro tema crucial y que se habla mucho es el desempleo, debemos tomar acciones inmediatas para mantener y mejorar el sustento económico del lugar donde nos toca estar, una de las maneras mas mencionada pero también mas relegada sin duda es la educación, debemos formarnos para responder a los nuevos sectores. Cada día que pasa se acelera aun más el proceso de adaptabilidad hacia este nuevo orden tecnológico, por llamarlo de alguna manera.

Leer también:  ¿Seremos reemplazados por máquinas?

En medio de toda esta variable que estamos viviendo, el futuro sigue estando ahí, al alcance de todos, en gran medida es una cuestión subjetiva, depende de cada uno de nosotros, del desempeño y tiempo que le dediquemos.

Quizas Charles Babbage y su profundo pensamiento inductivo, pudieran haberlo visualizado en aquel tiempo remoto: Un futuro con una fuerte presencia tecnológica y una automatización masiva.

El momento ha llegado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *