Loading...
Industria

Revoluciones Industriales: Segunda parte

La segunda Revolución industrial fue un proceso histórico que tuvo consecuencias de gran alcance en la civilización. A diferencia del primer proceso Industrial, esta etapa se produjo en otros países, no solo en el Reino Unido. Estados Unidos, Japón, Francia y Alemania, fueron centros importantes de desarrollo industrial. Estos procesos acarrearon una serie de cambios que terminarían por debilitar los poderes políticos de la nobleza, la cual ya venía debilitándose de manera importante desde la primera revolución industrial.

La llamada Segunda Revolución Industrial se produjo entre los años de 1850 y 1914. La electricidad y el petróleo comenzaron a ser imprescindibles para detonar el movimiento de la industria y el transporte.

Resultado de imagen para segunda revolucion industrial

El transporte tuvo un avance importante; las personas comenzaron a moverse en un menor tiempo gracias a inventos como el avión y el automóvil. Así como las personas, el comercio tuvo un movimiento fluido entre los países, lo que aceleró el intercambio de recursos.

 

Resultado de imagen para segunda revolucion industrial

Paralelamente a este desarrollo del transporte, se dieron invenciones determinantes en el campo de las comunicaciones, siendo el teléfono y la radio los inventos que permitieron establecer conexiones e intercambio de información de modos nunca antes vividos. La humanidad comenzó un proceso de globalización que no tendría marcha atrás, permitiendo también el fluir de ideas y conocimiento. Este fenómeno contribuiría al desarrollo del pensamiento científico, lo cual será factor de avance intelectual y técnico en el siguiente proceso Industrial.

Resultado de imagen para segunda revolucion industrial

Materiales como el acero y el cobre, comenzaron a utilizarse de manera masiva, volviéndose indispensables.

Los países que se volvieron centros de industrialización se convirtieron, entrando el siglo XX en potencias industriales, acumulando poder político y económico. Y aquellos poderes políticos, como los imperios o monarquías, que no vieron participación significativa en este período se debilitarían al punto de desaparecer al finalizar la Primera Guerra Mundial.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *